Viaje al Atardecer

Pasteles de Belém en Lisboa

¡Que perdición! ¡Qué locura! Quién haya ido a la capital portuguesa y no los haya probado, tiene que volver sólo para probarlos, porque le encantará, si te gusta el dulce claro :)

Son tartaletas de crema, de unos 5-7 cm de diámetro, elaboradas según una receta secreta que no ha sido desvelada en casi 200 años y que, según dicen sólo 3 personas la conocen en el planeta. La pasta de hojaldre y la crema de yema, leche y azúcar se elaboran a puerta cerrada, en la llamada “oficina del secreto” y su proceso dura dos días.  Pueden comerse tanto en caliente como en frío, pero yo os recomiendo comerlos calentitos con un poco de canela por encima. ¡Espectacular!

 

 

Se cree que fueron creaos antes del siglo XVIII por las monjas del Monasterio de los Jerónimos (del que os hablaré próximamente). A raíz de la revolución liberal portuguesa de 1820, en 1834 se cierra el monasterio. El panadero del convento, a consecuencia del cierre, decide venderle la receta al empresario portugués de origen brasileño, Domingos Rafael Alves, quién en 1837 funda la Casa Patéis de Belém, actualmente en activo y del que ya os he hablado con anterioridad, aquí.

 

 

Desde entonces, es el lugar más famoso en Lisboa, dónde se elaboran más de 10.000 pastelitos diarios, también llamados pastéis de nata, para consumo en la cafetería y venta en sus interminables colas para los turistas que compran. Si no queréis esperar las interminables colas, yo os recomiendo tomaros un café/bebida y disfrutar un pastelito, sentados podéis pedir también para llevar.  ¡Un lugar imprescinbible en vuestra visita a la ciudad!

 

 

 

 

Viajes Internacionales

9 comentarios

    • Hola Laura, qué ricos estos pasteles!!!
      Lo más curioso es que yo no los he tomado en Lisboa, sino… en China!!! El verano pasado en Xi’an los probé y estaban deliciosos, allí los llamaban “egg cakes” y son idénticos. Hay que tener en cuenta que los navegantes portugueses llegaron a Macao y otros rincones de China…

      Besos

    • Hola Laura!, son unos pasteles espectaculares! En Bilbao hay una pastelería que los hace, y están muy logrados, la verdad. Con los Nomaders, con Mario concretamente, pudimos probarlos en el Mercado de San Miguel…. :D Ñnam! Así que si se te antojan no te quedes con las ganas!

      Saludos!!

      Roberto

    • Ohhhh!! Me encantan estos pasteles!! Al igual que la ciudad de Lisboa!! Creo que voy a tener que hacer una visita al erstaurante portugués de al lado de casa…

Deja un comentario

*