Viaje al Atardecer

Crónica de una Aurora Boreal en la Laponia Sueca

Primero de todo quisiera pediros a todos disculpas por no escribir estos días pero hemos estado muy liados viajando para poderos contar al detalle los destinos y que podáis disfrutar de ellos en estos próximos meses.

Es cierto que tendría que hablar primero del viaje que realicé a Irlanda, pero he querido realizar este post para que los pequeños detalles nos se me olviden de lo que ha sido la experiencia mía en la Laponia Sueca estos días.

Quiero empezar diciéndoos que he podido ver una de las cosas que tenía que realizar antes de irme de este mundo, que es llegar a ver una Aurora Boreal, mientras que estábamos en la ciudad de Piteå, exactamente en Stormyrbergets Lantgård. No se como explicaros exactamente lo que se puede llegar a sentir en el momento cuando mi compañera de viaje Aniko y yo observamos una especie de nube con apariencia alargada y muy estilizada sobre nuestras cabezas mientras realizábamos un paseo a caballo por la noche en los alrededores de la casa. Todo el rato nos estábamos preguntando si era posible que fuera una Aurora Boreal, porque en un principio, cómo os he comentado antes, tenía apariencia de nube pero con una forma extraña que hacia que nos lo preguntáramos todo el tiempo.

Una vez terminado el paseo por la finca en caballo, solo recuerdo ver salir al dueño “Gunnar” diciéndonos que nos fuéramos rápido a lo alto de la colina que estaba empezando la Aurora Boreal o como ellos la llaman “Northern Lights”, y así lo hicimos Aniko y yo, fuimos corriendo a abrigarnos un poco más y a coger los trípodes para poder realizar nuestro sueño.

Comenzamos a subir la colina diciéndonos entre nosotros “no es posible que tengamos tanta suerte”, “nos podemos dar por satisfechos en este viaje viendo la aurora boreal” y sobretodo la cara de tontos que se nos quedó cuando llegamos a lo alto de la colina y empezamos a ver ese juego de luces espectaculares de tonos verdes, violetas y rojizos sobre nuestras cabezas. Solo recuerdo que estaba tan emocionado, que solo me venía una palabra a mi cabeza “BRUTAL”, no se cuantas veces exactamente pude decir esa palabra, porque realmente no era capaz de definirla de otra manera.

Imaginaros solo por un momento que miráis al cielo y veis cómo una luz verdosa se esta deslizando por la atmosfera cómo si estuvieras en un capitulo de Expediente X, ¿seríais capaces de pensar como definirlo?, porque yo realmente fui incapaz en ese mismo momento, es más, no se si estaba en un sueño o fue verdad ya que no teníamos ni frio en plena noche y rodeados de nieve por todos los lados con espesor de 60cm. Menos mal que tengo las fotografías que me certifican que es verdad que estuvimos allí.

Al día siguiente los dueños de la granja en la que estuvimos nos dijeron que era la aurora boreal más grande que habían visto en mucho tiempo y que habíamos tenido mucha suerte de haber podido observarla, porque es muy difícil que ocurra justo cuando uno está de visita por allí y que haya ocurrido en Marzo ya que la temporada de auroras termina en Febrero.

Por ello os puedo afirmar que me siento el hombre más afortunado de la faz de la tierra junto a mis compañeros de viaje Florent, David y Aniko. (Aunque Florent y David estuvieran a 200km de nosotros disfrutando del pueblo Sami al norte de la Laponia Sueca). A todos ellos quisiera mandarles un gran abrazo, porque son unos auténticos compañeros de viaje.

Fotografía, Viajes Internacionales

8 comentarios

    • Fue brutal Miguel, brutaaaaaaal!!!

      Y lo vuelvo a repetir: no puedo creer la suerte que tuvimos!

      Las fotos te quedaron buenísimassss!!!

      Saludos viajero! Por muchos blogtrips y auroras más!

    • Un viaje genial Miguel y un placer compartirlo contigo. Aunque vivimos la misma aurora boreal a más de 200km nuestro sentimiento fue el mismo. Un abrazo y geniales fotos!

    • Hola Miguel.

      Les fotos són genials, encara m’estremeixo quan veig les imatges. es normal que cridés fort.
      Seria genial tornar a coincidir en altres viatges.

      Una abraçada i molta sort.
      Florent.

    • En la vida hay sentimientos, sensaciones, emociones que por la placentera belleza que llevan impresa son prácticamente imposibes de definir, Miguel. Pienso que eso mismo es lo que te ocurrió ante la esplendorosa visión de esa Aurora Boreal. Preciosas fotografías, sí señor, de ese momento en el tiempo. Felicidades por tu blog. Tienes un sustancioso corpus de entradas, a cual más interesante e instructiva. Un grato saludo desde esta, mi tierra cordobesa.

    • ¡Muchas gracias a todos!

      Es una de esas experiencias que como bien sabéis todos, no se olvidan nunca. Por lo menos a mi y creo que a todos mis compañeros de viaje.

      De verdad gracias a todos.

    • WOW!!! Increíble la experiencia, sois realmente unos afortunados, tengo pendiente volver a Laponia solo para poder vivir esto :) fotos increíbles, saludos compi!!!

    • Hola Miguel, soy Pablo, el chico de la recepción del hotel de Somo, pues nada, me prometí dar una vuelta por tu págin y aquí estoy. Quería ver las fotos de la aurora boreal y están… !!impresionantes!!! qué experiencia envidiable… al igual que tú , yo también tengo esta como una de las experiencias que quiero vivir. Un abrazo viajero y seguimos en contacto!

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.