Viaje al Atardecer

Paseo a caballo en Stormybergets Lantgå

Después de tanto deporte, solo quedaba volver a la granja de Caroline y Gunnar para disfrutar de una ligera cena antes de ir a nuestro paseo nocturno con María y los caballos por los alrededores de Stormybergets Lantgård. Mientras que preparábamos los caballos para nuestro paseo, bromeábamos sobre ver una aurora boreal ese mismo día, digo bromeábamos ya que la época de auroras había terminado a finales de febrero y cuando nosotros estuvimos allí era finales de marzo. Pero una vez que emprendimos nuestra marcha a caballo nos fijamos en el cielo y vimos una especie de nube muy estilizada sobre nuestras cabezas a la que no podíamos quitar ojo como bien explicamos en el post que hicimos nada más que terminar el viaje “Crónica de una Aurora Boreal”. Son esos momentos en los que pasas totalmente de lo que estás haciendo y solo te centras en una sola cosa, como si estuvieras embobado, totalmente ausente del mundo real y deseando con todas tus ganas el poder ver una de las maravillas naturales más bonitas del mundo. Y así fue, sin esperarlo ahí apareció sobre nuestras cabezas una de las auroras boreales más grandes que han visto por la zona en mucho tiempo. Podría estar hablando de esto largo y tendido pero creo que las sensaciones y la experiencia la tenéis explicada muy bien en el post que he mencionado antes, pero una cosa que si os puedo decir es que es algo que no olvidaré en mi vida.

Por todo lo que he explicado en este post y en el anterior donde os hablaba de las motos de nieve, Stormybergets Lantgård fue uno de los destinos que más nos gustó durante nuestra estancia en la Laponia Sueca. Si decidís ir a este tipo de viaje os voy a dar unos consejos de los que estaréis agradecidos si algún día decidís pasar una experiencia rural en estos bellos parajes del norte de Europa.

  • Llevar ropa de nieve, yo solo me llevé un pantalón de nieve, calentadores para llevarlos debajo del pantalón de nieve, forros polares, gorro, guantes, un abrigo impermeable y botas impermeables (importante que sean transpirables y con el componente Gore-Tex, para que no pasemos frio).
  • Si queréis ver auroras boreales como la que vi, es aconsejable que se viaje en Enero y principios de Febrero, que es la temporada alta de este fenómeno. (advierto que también puede ser que vayáis y no veáis ninguna, así que no me hago responsable si no llegáis a ver ninguna…es solo cuestión de suerte que coincida una durante vuestro viaje)
  • Para sacar una buena instantánea de este conjunto de colores, os aconsejo que llevéis una cámara réflex y un pequeño trípode para poder darle el tiempo de exposición precisa (tiempo que mantenemos abierto el obturador para captar una imagen nítida en la oscuridad sin que se mueva la cámara).
  • Y por último y no menos importante, si podéis llevar en la bolsa de vuestra cámara alguna bolsa de magnesio, de las típicas que vienen en los equipos electrónicos, sería perfecto para evitar que la cámara coja humedad en su interior.

Esperamos que os gusten nuestros consejos y os sirvan de utilidad. A continuación os dejamos las fotografías que realizamos por si os entra el gusanillo de ir alguna vez a estos gélidos parajes.

Fotografía, Viajes Internacionales

2 comentarios

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.