Viaje al Atardecer

Bélgica IV

Después de contaros en el post anterior, que fuimos a Gante a la mañana siguiente a por chocolate, dirigimos nuestros pasos a Amberes, a 60km de distancia.

Día 11: Gante – Amberes – Lieja.

Llegamos a Amberes, la cual concentra más del 85% de la producción mundial de comercio y talla de diamantes. Ha sido una ciudad muy vanguardista, a la que siempre se asociaba con la vida portuaria, por sus grandes comunicaciones por mar con el resto del mundo, pero en pocos años ha sabido crecer rápidamente y darle otra imagen a la misma.

En esta ciudad, pocas zonas escapan del parquímetro, pero si os digo, que podréis aparcar fácilmente y muy céntricos. Según aparcamos nos pusimos a andar y de pronto lo primero que nos encontramos, fue con esta maravillosa tienda de productos españoles, llamada “El Valenciano”, c/ Zirkstraat, 34. Estuvimos charlando con la dueña un buen rato y se sorprendía que estuvieramos en esas fechas con el frío que hacía, pero en nuestra ciudad (Madrid), era más o menos similar…Pero aún hay más, que había al lado, la Horchatería Santa Catalina, de la que os hable en el post de Valencia.

Estuvimos gran parte de la mañana y de la tarde, paseando entre calles y monumentos, disfrutando del río y sus grandes barcos. Pero, lo que no nos podíamos perder y hay que ver en Amberes sin falta, son los siguientes lugares de interés:

Si empezamos por la plaza, Grote Markt, de estilo renacentista, podremos disfrutar de:

  • Ayuntamiento: Se restauró en el siglo XIX, después de sufrir el saqueo en 1576 por las tropas españolas. Cuando llegamos nosotros, estaban quitando las decoraciones navideñas, por eso las gruas en la fachada.

  • Casas Gremiales: rodean la plaza, Grote Markt, la mayoría son restaurantes o grandes cafeterías, entre los que podremos encontrar otro restaurante de tapas español, “Las Tapas” y casi pegado al Ayuntamiento, la oficina de turismo.
  • Estatua de Silvio Brabo: Se encuentra en el centro de Grote Markt. Recibe este nombre en honor al fundador de la ciudad, un romano que según dice la leyenda, cortó la mano a un gigante que habitaba la ciudad cerca del río, el cual cobraba un peaje a los barcos que entraban en la misma y quien se negaba este  le cortaba la mano al capitán de la nave y la tiraba al río. El centurión romano, cansado de que esto sucediera, hizo lo mismo con el gigante. Así la ciudad recibe el nombre de Ant= Mano, Werpen= Lanzar, Antwerpen=Amberes.

Muy cerca de Grote Markt, podremos ver la gran Catedral de Nuestra Señora, su gran torre-reloj, se ve desde varios puntos de la ciudad, con más de 119 metros de largo y 128 ventanas, se dice que desde que empezó su construcción en 1351 aún no esta terminada, ya que para Carlos V, no era suficiente. Esta catedral, la más grande de Bélgica, fue nombrada por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.

Caminando un poco más y pegada a la catedral, podréis degustar de un buen chocolate, en la tienda Belgian Chocolate, donde me declaré totalmente adicta a este manjar. Veréis los artículos más graciosos que tienen en referencia a este famoso producto.

En la Plaza Groenplaats, (pegada a la catedral), encontramos la estatua del pintor Rubens. Esta plaza, llamada la Plaza Verde, antiguamente en ella se encontraba un prado que a menudo se utilizaba como cementerio para la gente pobre. En la misma también encontraremos el majestuoso edificio de una cadena hotelera muy famosa.

Continuamos andando y llegamos a la tranquila plaza Hendrik ConsciencePlein de gran influencia  italiana, donde encontraremos la Catedral de San Carlos Borromeo de estilo barroco y la Biblioteca de Amberes, con la estatua del novelista Hendrik Conscience.

Entre sus calles y en la gran mayoría de las esquinas, podréis ver numerosas hornacinas con figuras de vírgenes. Se creía que podía ser por dos motivos o bien para proteger las casas o que quién tuviera estas vírgenes, no pagaba impuestos.

Llegando al río, no hace falta que os diga mucho, porque os llamará la atención el Castillo de Steen, es visita obligada en esta ciudad. Fue construido en 1200 y en él se encontraba el Museo Marítimo Nacional hasta 2008. También fue residencia de Rubens entre los años 1630 y 1640. A la  puerta del castillo encontramos un gigante en honor al río Escalda, del cual podremos disfrutar desde el mirador del castillo.

Nosotros después de visitar el castillo, estuvimos paseando por las calles de alrededor, viendo iglesias y grandes edificios históricos. Pero también podréis ver y acudir a Centro de Diseño, Centro de Música (AMUZ), Museo de la Moda (MOMU), Museo de la Fotografía, entre muchos otros como el Museo de Bellas Artes, que os recomiendo que si os falta tiempo y no podéis entrar que os paréis ante su preciosa fachada. Si viajáis en tren, también podéis ver la maravillosa e histórica estación de Amberes.

Se nos hizo de noche, así que decidimos que era hora de ir a Lieja, donde pasaríamos la noche. Después de 120 km, a mitad de tarde llegamos y nos sorprendió esta ciudad que en un principio estaba como segunda opción en nuestro planing de viaje. Estaba toda la ciudad iluminada, los puentes y varios edificios de la misma.

Estábamos cansados y helados de frío, así que decidimos cenar pronto e irnos a descansar para tranquilamente disfrutar de Lieja, esta ciudad con tantos lugares de interés por ver.

Ahora es momento de dejaros con las imágenes de Amberes y Lieja, con este vídeo:

¡Buena semana a tod@s!

Viajes Internacionales

10 comentarios

    • Bonito y entretenido recorrido, la Grote Mark es espectacular e inmensa.

      La estación de trenes, una moderna intermodal en el interior revestida de un edificio precioso y con mucha historia, me sorprendió, y sobretodo, las tiendas de diamantes en su interior.

      Preciosas las fotos y el vídeo.

      Abrazos.

      A Salto De Mata

    • No conocemos Amberes ni Lieja… bueno, no se puede hacer todo a la vez, jajajjaa. Menos mal que ahora podemos disfrutarlo aquí. Tenía la, equivocada por lo que veo, idea de Amberes como ciudad menos monumental.
      Lo del chocolate a estas horas de la mañana es un golpe bajo…
      Un saludo, y buena semana.
      Roberto

    • wowwww, increible, solo me falta esto laura, con las ganas que tengo de visitar belgica, que tu sigas machacandome con post tan buenos como este…jejeje
      es broma, me encanta la foto del chocalate adicto
      un beso

    • Es un placer mi paseo hoy por estos bellos lugares, me ha parecido que todavía estaba allí, caminando y visitando algunos de los museos, o la casa de varios pintores que tienen y tenían el estudio en Amberes, y…….. el chocolate…Hum… hum… me llega hasta aquí la olorcita y todo lo demás, me bajo rápidamente a por uno, te invito.
      Besos

    • Por cierto, está muy lejos Amberes de Bruselas?? Es que cuando vaya a Bruselas, mi intención es visitar tb Brujas y si hay tiempo, tal vez alguna otra ciudad cercana… Y lo que nos has mostrado de Amberes me ha gustado… mmmm!! Chocolateeee!! Creo q sería superfeliz allí!! jajajaja
      Besotes

    • Hola Laura !!
      Me está gustando mucho ,la visión de Bélgica…es de esos sitios con tanta historia, que todo lo que se diga quedara´corto…
      Qué envidia, me gustaría ir pero con más calorcito ..y sobretodo, aunque quede superficial , entre los diamantes y el chocolateeeee…una visión magnifica!!
      Las entradas estan quedando muy completas….

      besossssssssssssssssssssssssss!!

    • ¡Holaaa!
      Éste es un viaje que tengo pendiente, espero poder hacerlo pronto y aquí tengo unas indicaciones muy buenas! aunque no lo conozco, parece que lo retratas perfectamente!

      Besos guapisima!

Deja un comentario

*