Viaje al Atardecer

Castillo de Belmonte

Hace unas semanas, estuve visitando el Castillo  de Belmonte, en Cuenca. Un Castillo con mucha historia que bien merece la pena conocer. ¿Si os digo que en 1961 fue protagonista en la película de “El Cid dirigida por Anthony Mann y protagonizada por Charlton Heston y Sofía Loren?

El Castillo es una fortaleza que se eleva en el cerro de San Cristóbal, a las afueras de la pueblo de Belmonte, el cual en 1931 fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

Fue construido en la segunda mitad del siglo XV, por orden de Juan Pacheco, primer Marqués de Villena. El marqués se proponía acumular territorios y construir fortalezas para hacerse fuerte ante los problemas sucesorios que se avecinaban en el reino de Castilla.

Entrada Castillo Belmonte

El comienzo de la construcción del castillo se inicia entre 1456 – 1457 duran hasta 1472, en que quedaron detenidas. En 1474, fecha de la muerte de Juan Pacheco, aún no estaban concluidas y  es el hijo del mismo, Diego López Pacheco, quién continuó con la obra de su padre, pero sin darle mucha importancia por los detalles sin finalizar de este.

Durante los siglos XVII y XVIII, el castillo, en estado prácticamente de abandono, va sufriendo diversos estragos, que lo llevan a un estado ruinoso en los primeros años del siglo XIX.

Hacia 1857 Eugenia de Montijo, Emperatriz de Francia, fue la heredera del Castillo y la encargada de devolver al mismo su esplendor original. Hacia 1857 comienza las obras de restauración, restaura las defensas de acuerdo al proyecto inicial, pero en el interior se impone el gusto de la época. Así, el arquitecto español Sureda realiza los cierres de las galerías que dan al patio de influencia francesa, utilizando el ladrillo como material constructivo. Con la caída del imperio francés, en 1870, cesa la restauración.

Castillo Belmonte
Tras la caída del imperio francés cesa la restauración y el edificio es ocupado durante unos años por los dominicos franceses que lo adecúan como monasterio. Tras la marcha de los dominicos, el sobrino-nieto de la emperatriz, el Duque de Peñaranda, Hernando Fitz-James Stuart y Falcó continúa con las restauraciones en 1943 con el arquitecto Baselgas.

En 1954 el XV duque de Peñaranda cede temporalmente el uso del castillo al Ayuntamiento de Belmonte a cambio de abrirlo al público y reinvertir los fondos en su restauración.

En el 2008, la Casa de Peñaranda y Montijo alcanza un acuerdo con el Ayuntamiento de Belmonte, el Ministerio de Fomento y la JCCM para la completa rehabilitación del castillo y, tras 2 años y tres meses de obras dirigidas por el arquitecto Juan de Dios de La Hoz, se restaura todo el interior del castillo y se abre al público el 16 de julio de 2010.

Podéis ver la historia completa del Castillo de forma más didáctica en el siguiente vídeo que podréis ver también en vuestra visita al mismo:

El Castillo de Belmonte es de estilo gótico-mudéjar-plateresco y gótico-arábigo y tiene dos recintos:

  • Exterior de forma pentagonal, se une con las murallas que bajan hacia la población; de portada gótica y balaustres laterales.
  • Interior de forma triangular, formado por tres cuerpos rectangulares adosados por los vértices, dejando un espacio triangular interior, con dos cuerpos edificados y el tercero con la torre del homenaje; cada vértice está reforzado con una torre, seis en total, de forma circular.

Gracias a la musealización del Castillo cuenta con paneles indicativos con la información relativa a cada estancia. En su web, podréis ver como llegar al mismo y recorrerlo en 3D.

Castillo Belmonte - Patio de Armas

Castillo Belmonte - Panorámica
Castillo de Belmonte Panorámica

Más información | Tarifas

Entrada general: 8 €

Grupos: 6 € (a partir de 15 personas)
Reducida: 4 € (Niños de 5 a 15 años)

* La entrada incluye además del acceso a todas las estancias, audioguía en 4 idiomas y proyección del audiovisual de 12 minutos en pantalla panorámica.

Viajes Nacionales

2 comentarios

    • Nos ha encantado el post. Hace un tiempo estuvimos viviendo en Cuenca, por lo que aprovechamos para conocer pueblos como Belmonte. El sitio nos encantó, pero no pudimos ver el castillo (justo estaba con las obras de restauración). Viendo tu artículo, desde luego ha llegado el momento de volver allí :)

Deja un comentario

*