Viaje al Atardecer

El Salar de Uyuni, un lugar paradisíaco en Bolivia

Miguel Páez

Situado al suroeste de Bolivia en el departamento de Potosí, se encuentra el Salar de Uyuni, el desierto de sal más grande el mundo, con una superficie de más de 10.000 km cuadrados y una altura sobre el nivel del mar de 3.666 metros.

Según nos indicaban los guías durante nuestro recorrido, el Salar de Uyuni aumenta cada año más su envergadura después de la época de lluvias, así que se puede decir que es un desierto de sal en continuo crecimiento y realmente espectacular, cuando te sitúas en medio de él y empiezas a observar esa extensión plana y blanca enfrente de ti.

Miguel Páez

Como podéis ver en la fotografía superior, te sientes tan ínfimo en medio de toda esa cantidad de sal que es realmente una experiencia única y que volvería a repetir sin duda alguna, pero en otra época del año, concretamente en la época de lluvias en los meses de enero y marzo con más tiempo para poder sacar el máximo partido a esta zona de Bolivia. La excursión ideal para realizar en Uyuni es de 3 días, para poder recorrer todos los rincones de este lugar tan singular.

El Salar de Uyuni no ha sido siempre un desierto de sal. Antiguamente, esta inmensa superficie estaba cubierta por grandes lagos de agua salada como el lago Tauca, que debido a la evaporación dió lugar al actual Salar de Uyuni.

Una de las pruebas que se realizaron en el salar para comprobar su espesura fue meter una perforadora para estudiar el salar, dejándolo cuando llegaron a los 7 km de profundidad ya que no llegaban al fondo del mismo. Actualmente, se sigue sin saber que profundidad puede alcanzar, así que más o menos haceros una idea de cuantas toneladas de sal puede albergar el mismo. Según las estimaciones que se han podido realizar por los organismos competentes, son 10 mil millones de toneladas de sal, de los cuales 25 mil toneladas son extraídas cada año para diversos usos, como el que os estáis imaginando el alimenticio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un elemento en la composición del salar  y que actualmente están explotando, es el litio. Un hecho que realmente está haciendo bastante daño al paisaje del salar, ya que cerca de las zonas de extracción del mismo, el salar ha perdido su color blanco tan característico de la zona,… Aunque nos decían que cuando llueve vuelve todo a la normalidad, seguimos pensando que el daño ya está hecho según nuestro punto de vista, porque realmente se crea una nueva capa de sal que es la que se ve blanca, pero debajo de esa capa sigue la contaminación creada por las fábricas.

Excepto por este matiz negativo que suele ocurrir en la mayor parte del mundo, el Salar de Uyuni sigue resistiendo al paso del ser humano de momento para poder seguir disfrutando de él.

El año 2014 ha sido muy importante para la zona, gracias a que la competición más importante de rally del mundo, el Dakar, ha pasado por el mismo Salar de Uyuni. En la ciudad de Uyuni, se pueden observar diferentes monumentos creados para la ocasión como el que podéis observar en la fotografía que os ponemos a continuación.

Miguel Páez

Aunque este año el recorrido de Dakar ha variado su ruta y no pasará por el propio salar, Bolivia sigue albergando parte del recorrido, pero esta vez desde La Paz y un pequeño trozo que transcurre por el sur de Bolivia.

Aquí, os dejamos más fotografías del salar para que podáis disfrutar un poco más de la hermosura que tiene este desierto de sal y que sin duda deberíais visitar alguna vez en la vida.

Miguel Páez

Miguel Páez

Miguel Páez

Miguel Páez

Miguel Páez

Viajes Internacionales

Deja una respuesta

*